Con la llegada del otoño, las temperaturas empiezan a refrescar y se acerca el momento de empezar a pensar en cómo preparar la piscina para el invierno. Es importante tener en cuenta que el proceso de invernaje se divide en dos tareas principales: Preparar la piscina y aplicar los productos químicos necesarios.

Algunas personas, terminada la temporada de baño, dejan de realizar cualquier tipo de mantenimiento. Sin embargo, preparar la piscina correctamente para la llegada del invierno es indispensable, ya que supone un ahorro considerable para nuestros bolsillos y nos permite mantener un aspecto óptimo de la piscina todo el año.

Antes de extendernos en cómo preparar la piscina para el invierno, queremos recordarle que, llegado el otoño y todo y el descenso de las temperaturas, existen varias formas de calentar el agua de la piscina y de esta manera alargar la temporada de baño. En nuestra página web, podrá encontrar distintos sistemas de climatización que le permitirán aprovechar al máximo su piscina. Una de las opciones más recomendables son las bombas de calor para piscinas, ya que pueden mantener la temperatura óptima para dicho baño fuera de temporada. Además, gracias a su sencilla instalación, pueden ser emplazadas en piscinas de nueva construcción o en ya existentes.

¿Cómo tapar una piscina en invierno?

Muchas personas, llegado el invierno, se preguntan si es mejor vaciar la piscina o taparla. Es mejor optar por la segunda opción por varios motivos. En primer lugar, vaciar la piscina implica dejar inactivo el sistema de filtración durante varios meses. A priori, puede parecer una buena idea, ya que se reducen costes. Sin embargo, dejar la piscina vacía y el sistema de filtración inactivo durante varios meses puede conllevar varios problemas.

Por otro lado, una piscina vacía es una estructura débil ante la presión que ejerce la tierra a su alrededor. Manteniendo la piscina llena prevenimos la aparición de grietas en las paredes. Asimismo, el agua actúa como aislante, protegiendo las paredes de suciedad.

Por último, y no menos importante, debemos tener en cuenta el aspecto ambiental. Vaciar la piscina después del verano y tener que volver a llenarla, además del coste que ello implica, supone gastar una gran cantidad innecesaria de agua. Pongamos que, por ejemplo, tenemos una piscina de 8 x 4 metros. Aproximadamente, al llenarla, deberemos gastar 50 toneladas de agua, lo que supone una gran cantidad de dinero en una sola factura y un gran despilfarro de un recurso escaso.

Cobertor de piscina para invierno

La mejor opción para tapar una piscina durante el invierno es mediante cubiertas para piscinas de lona de PVC reforzadas y especialmente diseñadas para soportar las bajas temperaturas del invierno. En Artic Pool, disponemos de diferentes modelos adaptables a la forma y tamaño de cualquier piscina, con los correspondientes anclajes en función del perímetro. No dude en contactar con nosotros o consultar nuestro catálogo para conocer las diferentes opciones.

Como anticipamos anteriormente, con la instalación de un cobertor, se consigue conservar mejor la piscina, evitando que el sol llegue al agua y haga proliferar algas y materia orgánica. Además, también obstaculiza la caída de hojas, tierra y, en definitiva, cualquier residuo que pudiera dañar la calidad del agua. Todo ello, hace que se reduzca considerablemente el coste del mantenimiento de la piscina durante el invierno. De hecho, se calcula que el uso de lonas o cobertores para piscinas permiten llegar a ahorrar entre un 35% y un 50% en productos químicos.

También es importante recordar que un cobertor de piscina reforzado puede actuar como un importante elemento de seguridad,  ya que, en caso de accidente, puede soportar el peso de un niño o de una mascota.

¿Qué tipo de mantenimiento se requiere?

Siguiendo los consejos anteriores, preparar la piscina para el invierno será muy sencillo:

  1. Limpiar la piscina: Cepillar las paredes y pasar el limpiafondos resulta esencial para que los productos funcionen correctamente.
  2. Comprobar el PH del agua: Con el estuche analizador de cloro y PH, comprobaremos que el PH esté entre 7,2 y 7,4. Si no se encuentra entre estos valores, será necesario estabilizarlo para que el producto invernador actúe de la forma adecuada.
  3. Realizar una cloración de choque: Con la bomba en movimiento para evitar que las pequeñas suciedades del agua queden invernadas, llevaremos a cabo una cloración de choque.
  4. Añadir el producto invernador: El día siguiente, añadiremos el producto invernador con el filtro de la piscina funcionando. Así, aseguraremos una distribución homogénea. Aplicaremos el producto invernador dos veces: Una al iniciar el invernaje y otra en la mitad de la temporada de invierno (enero / febrero). Además, para mantener la bomba y los filtros activos, 3 o 4 horas cada 2 o 3 semanas, pondremos en marcha la bomba en filtración.

 

Por último, recuerde que en Artic Pool somos especialistas en productos para piscinas. Puede contactar con nosotros sin compromiso y le asesoraremos de los productos más adecuados para su piscina. ¡Estaremos encantados de atenderle!