Los antialgas son productos indispensables para el mantenimiento de cualquier piscina, no solo porque permiten mantener el agua limpia, sino también porque contribuyen a que se conserve en buenas condiciones para la salud. En el post de hoy, te explicamos cómo usar antialgas en la piscina y te damos algunos consejos para eliminar estos microorganismos.    

 

¿Qué son los antialgas?

Las algas de piscina son unos microorganismos unicelulares que pueden multiplicarse con rapidez, especialmente en aguas templadas o calientes. No resultan un peligro para la salud pero, gracias a ellas, los hongos y las bacterias se reproducen también con mucha facilidad y estos seres vivos sí que resultan insalubres. 

Las algas crecen con facilidad cuando el agua no circula suficiente, cuando su filtrado no es el adecuado, cuando no mantenemos un buen nivel de pH y de producto desinfectante, cuando no limpiamos el fondo o las paredes con la suficiente regularidad o cuando se produce un fenómeno atmosférico que rompe el equilibrio en el cuidado que vamos manteniendo.  

Los antialgas para piscinas son los productos químicos que, valga la redundancia, previenen la aparición o evitan que las algas se propaguen y se asientan en las paredes o en el fondo de la piscina. Es decir, los productos antialgas o alguicidas contribuyen a mantener la piscina limpia. 

 

¿Qué hacer para eliminar las algas de la piscina?

Para eliminar las algas de la piscina, deberás seguir los siguientes pasos:

 

  1. Comprobar el nivel de pH: Éste debe estar entre 7,2 y 7,4. 
  2. Tratamiento de choque: El tratamiento de choque más normal es mediante la dosificación con cloro. Consiste en suministrar una cantidad abundante y más de lo normal de cloro. Este proceso se conoce como supercloración.
  3. Cepillar las paredes: Para eliminar cualquier resto de algas, limpia bien las paredes y el fondo con un cepillo para piscinas. Se trata de un paso muy importante ya que el cepillado produce unas heridas sobre las algas, a través de las cuales podrá penetrar correctamente el alguicida. 
  4. Filtrar el agua: Incrementa las horas de filtración para tratar de eliminar las impurezas más rápido. Recomendamos realizar el filtrado del agua durante 8 horas.
  5. Limpieza: Es importante realizar una limpieza a fin de eliminar las algas muertas.
  6. Suministrar antialgas: Una vez eliminadas las algas, aplica antialgas como prevención. 
  7. Incrementar los análisis de pH: A las algas les encantan los niveles de pH altos. Por tanto, te recomendamos que, para mantener los niveles adecuados, realices frecuentemente análisis de pH. 

 

¿Cómo aplicar antialgas?

Dependiendo de si el antialgas se está utilizando como prevención o para eliminar las algas de la piscina, se deben seguir diferentes tratamientos. Además, la dosificación dependerá de la concentración y la marca del producto. 

 

  • Para la prevención: Recomendamos utilizar entre 0,5 y 1 litros de antialgas por cada 100 metros cúbicos de agua una vez a la semana. Antes de aplicarlo, realiza una limpieza de la piscina y asegúrate de que el motor no funcione en las dos horas posteriores a la utilización del producto. A la hora de aplicarlo, deberás distribuirlo por toda la superfície de la piscina. 
  • Para la eliminación: Recomendamos utilizar entre 1 y 2 litros de antialgas por cada 100 metros cúbicos de agua. En este caso, también se deberá aplicar por toda la superfície de la piscina y en especial en las zonas con más presencia de algas.   

 

Para más información, puedes ponerte en contacto con nosotros o consultar nuestra página web. En ella encontrarás algunos consejos y diferentes productos químicos para piscina.