El mantenimiento de piscina en invierno resulta clave para conservar la piscina en óptimo estado durante todo el año, así como para alargar su vida útil.

Tal y como comentamos en nuestro anterior post, con la bajada de las temperaturas, es imprescindible preparar la piscina para el invierno. Para ello, una vez terminada la temporada de baño, lo más recomendable es realizar una buena limpieza, aplicar los productos químicos necesarios y tapar la piscina hasta la nueva llegada del verano.

Asimismo, durante el periodo de inactividad, también es necesario realizar un mantenimiento básico con cierta frecuencia con el objetivo de mantener en buenas condiciones el agua y así evitar gastos innecesarios. Los dos elementos más importantes que debemos tener presentes a la hora de planificar un correcto mantenimiento de piscina en invierno son:

  1. El cuidado y el mantenimiento de los distintos elementos que conforman la piscina.
  2. Aplicar los productos químicos recomendados para la hibernación.

 

¿Qué hacer con la piscina en invierno?

Una vez terminada la temporada de baño, una de las preguntas que se hacen muchas familias es qué hacer con la piscina. Tanto si se tiene una piscina elevada como una piscina de obra, nuestra recomendación es que durante los meses más fríos del año se tape la superficie con un buen cobertor de piscina para invierno.

El cobertor actuará como un importante elemento de seguridad y, además, tapar la piscina permitirá que el agua se conserve en mejor estado. De esta manera, se podrá reducir considerablemente el coste del mantenimiento durante el invierno. Sin embargo, todo ello no nos eximirá de tener que realizar algunas tareas de cuidado.

Si se cuenta con un buen cobertor para piscinas, el mantenimiento durante el invierno no requiere de tantos esfuerzos como en verano. Por ello, siempre se recomienda esta opción antes que vaciar la piscina por completo, lo que supondría un importante gasto extra, no solo en términos económicos, sino también en el innecesario desperdicio de agua.

 

¿Cómo conservar la piscina en invierno?

Para un correcto mantenimiento de piscina en invierno, es importante revisar periódicamente la bomba, el filtro y el calentador. Si la piscina está bien cubierta, se puede optar por apagar el motor de circulación con el objetivo de reducir el consumo eléctrico. Sin embargo, deberemos recordar encender el motor una vez a la semana y como mínimo durante un día para que el agua pueda circular por el sistema de filtrado.

Periódicamente también se debe realizar una limpieza del fondo y de las paredes de la piscina, así como vaciar los skimmers de los residuos que pudieran contener. Al realizar este proceso, es importante asegurarse de remover bien el agua ya que, dependiendo de lo bajas que sean las temperaturas, podría llegar a congelarse y, en consecuencia, provocar una rotura en las tuberías.

 

Aplicación de productos químicos para piscinas

En cuanto a la aplicación de productos químicos, es importante tener en cuenta que para evitar la creación de bacterias, algas y contaminación, se debe mantener el agua químicamente equilibrada. Para ello, es aconsejable revisar los niveles de pH, que deben situarse entre 7,2 y 7,6, y aplicar los correspondientes productos químicos.

En caso de que la piscina no tenga cloración salina, semanalmente deberemos añadir una cloración de choque con cloro líquido y activar la depuradora. Sin embargo, si la piscina dispone de cloración salina, bastará con poner en marcha la depuradora unas pocas horas a la semana.

Cabe destacar que, durante el invierno, el agua de la piscina apenas circula. Por tanto, una pastilla de cloro podría quedarse en un mismo sitio durante un largo periodo de tiempo antes de disolverse y ocasionar manchas irreparables en la membrana. Con el objetivo de evitarlo, es aconsejable colocar las pastillas dentro de los skimmers. Por el contrario, si se utiliza un dosificador flotante de cloro, se debe asegurar que el flotador no quede inmovilizado contra las paredes de la piscina.

Por último, para que el agua se pueda conservar en buenas condiciones durante todo el invierno, cada dos o tres meses, se recomienda realizar un tratamiento de mantenimiento de hibernación. Para ello, se deben añadir 2 litros de invernador por cada 50 metros cúbicos de agua.

Siguiendo estos sencillos consejos para el mantenimiento de piscina en invierno conseguirá mantener el agua en estado óptimo. Recuerde que en Artic podemos ayudarle y aconsejarle los mejores productos. Puede llamarnos a nuestro teléfono gratuito, 900 103 359, o enviarnos un correo electrónico a artic@articpool.com. ¡Estaremos encantados de atenderle!