Las piscinas de acero son una de las mejores opciones para todo tipo de superficies. Sobretodo en los últimos años, se ha producido una demanda creciente de este tipo de material para la construcción e instalación de piscinas, tanto elevadas o desmontables como enterradas o semienterradas. Son muchas las ventajas de las piscinas de acero. En el post de hoy, vamos a hablar de las más destacables y de los distintos tipos de materiales con los que pueden ser fabricadas. 

 

Ventajas de las piscinas de acero

  • La flexibilidad de los paneles de acero permiten multitud de formas y diseños
  • Son mucho más resistentes que las piscinas fabricadas con otros materiales y presentan una gran durabilidad. No son propensas a grietas, ampollas, manchas o decoloración. Además, resisten a cambios bruscos de temperatura. 
  • Resultan más económicas que las de obra. 
  • Las piscinas de obra siempre se han considerado mucho más bonitas, pero las piscinas de acero también resultan muy atractivas
  • Dada la flexibilidad del material, presentan una gran variedad de diseños, formas y tamaños.
  • Adaptables a cualquier tipo de terreno, incluso inestable y con pendiente. 
  • El acero es un material higiénico, por lo que tanto la limpieza como la mantenimiento de la piscina será sencillo y práctico.  
  • Tanto las piscinas de acero enterradas como las elevadas, resultan fáciles y rápidas de instalar. En pocas horas, se puede disfrutar de un buen baño. 
  • El acero es un material respetuoso con el medio ambiente, ecológico y que puede ser reciclable. 

 

Tipos acero en la fabricación 

Es importante diferenciar entre las piscinas de acero inoxidable y las piscinas de acero galvanizado. Estos dos tipos de material para piscinas tienen un aspecto similar y suelen confundirse con facilidad. Sin embargo, en términos de resistencia, peso o composición son dos materiales totalmente distintos.    

Acero galvanizado 

Las piscinas de acero galvanizado, o también conocidas como piscinas de paneles o bloques con vinilo, están formadas por una estructura de paneles de acero galvanizado o bloques rellenos que conforman las paredes del vaso y están revestidas por un liner de PVC. Es importante recordar que, para su instalación, es necesario construir una losa de hormigón armado perfectamente nivelada y plana. 

El acero galvanizado se produce sumergiendo acero ordinario con zinc fundido. A diferencia del acero inoxidable, que es una aleación de hierro con cromo y otros elementos, el acero galvanizado tiene una capa de recubrimiento de zinc en su superficie para evitar la oxidación. Sin embargo, su capa externa de recubrimiento anticorrosivo se desgasta con el tiempo. Por ello, resulta un material mucho más débil que el acero inoxidable.

Acero inoxidable

Durante los últimos años, las piscinas de acero inoxidable han ganado mucha aceptación, ya que representan una buena alternativa a las piscinas de obra. Su precio es inferior y el acabado resulta muy atractivo. Además, dada su flexibilidad, el acero inoxidable puede ser manipulado y adaptado a cualquier espacio o diseño.  

Las propiedades físicas del acero inoxidable son bastante diferentes a las del acero galvanizado. Como hemos comentado, el acero inoxidable se produce mezclando acero con cromo. Además, es resistente a la corrosión ya que, mediante un efecto molecular, este material es capaz de restaurar cualquier rasguño o corte del metal. 

 

Piscinas desmontables de acero

En Artic disponemos de dos modelos de piscinas de acero desmontables. Nuestra piscina elevada Lanzarote, fabricada con acero y de forma circular, es ideal para todo tipo de espacios. Por otro lado, la piscina elevada Atlantis, de pared de acero de chapa blanca y de forma ovalada, está diseñada para espacios de mayores dimensiones. Recuerda que nuestras piscinas incluyen todo el material necesario para empezar a disfrutar de la piscinas de forma fácil e inmediata.