Si tenemos una piscina en casa, es recomendable que hagamos un esfuerzo por mantenerla en correctas condiciones. Unos cuidados y un mantenimiento la mantendrán en perfecto estado en los períodos en los que no la utilicemos. Por eso, los cobertores para piscinas nos garantizarán que se mantenga en buenas condiciones.

Tipos de cobertores para piscinas y sus características

Debemos diferenciar los distintos tipos, para qué sirven y qué uso les vamos a dar. Encontramos, principalmente, tres modelos distintos: Para verano, invierno, y de persiana.

Cobertores para piscinas de verano

Durante esta estación, el calor y el uso constante suelen ser los principales problemas. Estos cobertores para piscinas se utilizan con el fin de evitar la evaporación del agua y de los tratamientos que utilicemos para mantener la salubridad de nuestra piscina. Además, evitan que se acumule la suciedad y ayudan a mantener la temperatura del agua. Esto no solo nos proporciona comodidad sino que, en piscinas climatizadas, contribuye a disminuir el gasto energético necesario para mantener una temperatura óptima. No suelen ser aptos para el invierno debido a que sus materiales pueden no resistir bien el frío o las heladas.

Cobertores para piscinas de invierno

Los meses de invierno suelen ser delicados para nuestra piscina. En primer lugar porque, al estar al aire libre, los materiales pueden deteriorarse con facilidad debido a las inclemencias del tiempo. Pero, además, si tenemos niños o mascotas, pueden correr un cierto peligro. Utilizar un cobertor nos permitirá mantenerla protegida y limpia durante esos meses de menor uso. Además, al estar tapada, evitará caídas accidentales. Están hechos, por lo general, de un material muy resistente, acorde con las necesidades para resistir a la lluvia y al frío. Además, si lo utilizamos durante toda la estación, el agua puede mantenerse limpia y apta para su uso al verano siguiente.

Cobertores para piscinas de persiana

Son los más versátiles. Suelen requerir una inversión un poco más elevada, ya que en muchas ocasiones hay que hacer una pequeña obra de instalación, pero a cambio resultan extremadamente cómodos. Están constituidos por lamas de materiales resistentes y funcionan con un motor que puede quedar oculto. Este mecanismo nos permite abrir y cerrar el cobertor cada vez que queramos, sin necesidad de tener que montarlo y desmontarlo. Además, lo hacen con mucha rapidez.

Beneficios de los cobertores de piscina

Ahora que ya hemos visto las características de los distintos tipos, analizamos las ventajas comunes a todos ellos:

  • Protegen del clima: Las heladas pueden agrietar las paredes de la piscina y la evaporación elimina los productos que utilicemos.
  • Asociado a la evaporación, pueden aparecer problemas de humedad asociados, que también
  • Ayudan a ahorrar en consumo, ya que al mantener la piscina limpia, necesitaremos menos agua o uso de depuradoras.
  • Impiden el paso de la luz, y por tanto disminuye la descomposición.
  • Si utilizamos un cobertor de invierno, eliminamos las tareas de acondicionamiento al comienzo de la temporada.

 

En definitiva, el uso de los cobertores de piscina alargará su vida útil y nos ayudarán a reducir los costes de mantenimiento. Son una inversión de futuro. En Artic disponemos de diferentes modelos de cobertores, adaptables a cualquier tipo de piscina.